LAS PIPAS Y LOS CHICLES COMO ESTIMULADORES DE LA ACTIVIDAD CEREBRAL.

Fernando PerdicesEl cerebro, como cualquier tejido orgánico, está compuesto por células nerviosas, las neuronas. Son éstas un tipo de celulosas del sistema nervioso cuya principal característica reside en la excitabilidad eléctrica de su membrana exterior. Se dice que para ser neurona es preciso haberse antes especializado en la recepción de estímulos, conducción de impulsos nerviosos y envío de postales desde Benidorm.
El número de neuronas que constituyen el cerebro humano viene a ser de unos 100.000 millones, millón arriba, millón abajo y la interrelación entre ellas produce unas ondas que se registran con el electroencefalograma siempre y cuando no se trate de un electroencefalograma plano, como lo era Tierra hasta que unos que salieron de Sanlúcar de Barrameda le dieron la primera vuelta completa.
Fernando PerdicesA estas ondas se les da el nombre de una letra griega pero no se les pone nunca un nombre ruso, árabe o chino ya que de esta nominación puede depender tanto el ser premiados con un Óscar como los diferentes grados de actividad cerebral, cuestiones ambas demasiado delicadas como para andar escribiendo letras que puedan inducir a confusiones como la que tuvieron en la Torre de Babel.
¿Cómo puede estimularse a las neuronas para que mantengan un alto grado de funcionalidad?
Tal vez en las pipas y en los chicles se encuentre la respuesta.
Al igual que un manzano produce manzanas y un pipal produce pipas, un chiclal, produce chicles.
Tanto las pipas como los chicles se comen fundamentalmente para dejar el suelo hecho un asco mientras se intenta pasar el rato sin morderse las uñas.
En conexión con lo anterior, ha de considerarse que las pipas con cáscara son muy saludables dado que actúan como un excelente protector contra el riesgo de enfermedades cardiovasculares y el envejecimiento cognitivo. Por el contrario, los chicles, al no tener triftófano ni serotonina ni ná de ná, no actúan como excelentes protectores contra el riesgo de enfermedades cardiovasculares ni contra el envejecimiento cognitivo.
Fernando PerdicesEn este sentido, investigadores de la prestigiosa Universidad de St Lawrence de El Escorial, descubrieron que la masticación de las pipas y los chicles por separado facilita sobremanera el aprendizaje de guiones y su posterior relato en escenas de todo tipo de películas o, lo que viene a ser lo mismo, estimula la actividad cerebral de quienes se dedican al séptimo arte y de los aficionados al cine. En paralelo, sus investigaciones les llevaron a concluir que la masticación simultánea de ambos productos, al impedir la realización de globos, puede provocar diferentes respuestas emocionales y una tendencia abierta a ese gran abanico de pequeñas decepciones que, en los casos más graves, servirían para alimentar una grave frustración sólo curable tras el pago de la correspondiente minuta a un psiquiatra porteño de renombre.Fernando Perdices

Fernando FERNÁNDEZ PERDICES

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>